domingo, 3 de enero de 2016

MAREA CIUDADANA CONTRA LAS GUERRAS Y POR LA DEMOCRACIA EN PAZ

.La Marea Ciudadana es un espacio de confluencia inclusivo, transversal, democrático, horizontal, que ha permitido conciliar de forma unitaria el esfuerzo de las distintas luchas provocadas por unas políticas cínicas e interesadas; unas políticas serviles a los más poderosos (el 1% de la población mundial) y anclajes de un sistema que pervierte el término democracia y que impone el poder y la guerra sobre las razones y la soberanía de los pueblos, sobre la justicia y la igualdad de todos los seres humanos.
La asfixia generalizada bajo dichas premisas, sólo ha provocado malestar, odio y muerte. Rechazamos de plano la violencia y el terror de fundamentalismos de toda índole que nada tienen que ver con la religión y la cultura, sino con los mismos parámetros que potencian la opresión para el poder de unos pocos que persiguen dominar a todos los demás. Denunciamos que frecuentemente episodios como los que ahora nos afligen, han sido utilizados como excusa y velo para recortar derechos y libertades a sus propias poblaciones y con el objetivo principal de que la población, conmocionada por el terror, acepte como mal menor la ejecución de programas bélicos de las potencias coloniales. La guerra comienza con el bombardeo de las mentes con la información manipulada, continua en los atentados de falsa bandera y acaba destrozando vidas y haciendas de la ciudadanía (el 99% de la población) cebándose con especial crueldad en las gentes más vulnerables.
El objetivo esencial de la Marea Ciudadana pivota sobre las personas y sus derechos directamente enlazados a la Declaración Universal de los Derechos Humanos que se proclamó en 1948 suscrita por muchos países, entre ellos el nuestro, entre los cuales el de vivir en paz no es el de menor importancia. Europa ha sido desde la Segunda Guerra Mundial ejemplo de espacio de garantías democráticas consolidadas que vemos cómo se han ido diluyendo y que ahora se ponen en peligro de forma radical. Por ello, rechazamos los actos de París pero también rechazamos los acontecimientos que han destrozado Iraq, Afganistán, Gaza, Libia, Siria, Mali etc con otros países africanos y nos pronunciamos contra todo tipo de trampas políticas y mensajes carismáticos que eliminan la dignidad y funden la vida individual y colectiva.
El pasado 13 de noviembre, el terror y la barbarie provocaron el miedo en el corazón de la Europa más potente y estable. La carnicería provocada y el bombardeo mediático de los implicados en la divulgación de los que se arrogan la única verdad posible eliminado otras voces, nos obliga a pronunciarnos desde el nivel más horizontal ciudadano para suscribir lo que desde otros espacios se está reivindicando también. Como gentes que tienen en alto precio la cultura y la ciencia, no queremos que se use el terror, tampoco que se utilice el miedo y se militarice nuestra vida y nuestro mundo. Sabemos que la espiral violenta pone la muerte y la ruina en nuestro lado y no permite la vida en ninguna parte, porque no es método para erradicar el terrorismo bombardear países. Si no se trabaja desde la Paz y la Democracia los conflictos no se solucionan: no se evita la violencia con más violencia. Existen procedimientos de diplomacia y Derecho Internacional que fortalecen la paz y que, como en esta ocasión, no ha interesado activar. La Marea Ciudadana vive con preocupación la elevación de las tensiones y la actitud de la Unión Europea y sus Aliados que, lejos de trabajar en este sentido, da lugar a un odio visceral; tanta represión y violencia va en progresivo aumento y deriva en actitudes indeseables, en perjuicio para nativos y en rechazo hacia migrantes y refugiados dando forma a un mundo insolidario que sigue manejado por poderes inhumanos e injustos, fomentando la xenofobia y la permanente sospecha como intriga permanente.
La Marea Ciudadana defiende la democracia de la única manera posible, desde la Educación, la Cultura, la Salud, la Dignidad y todo lo que procura futuro y no liquida presente. Por ello, en este momento salimos de nuevo a decir un enorme NO A LA GUERRA, de la misma forma que lo dijimos con insistencia en 2003 ante la irresponsabilidad de la guerra de Iraq; también decimos NO A LA OTAN que es instrumento que ha demostrado estar manejado por intereses ajenos a la mayoría ciudadana; instrumento para la creación de un mundo basado en el poder del 1%, que, ciego por sus intereses, necesita implementar un modelo bélico, aunque ello conlleve la ruina y la muerte del 99%. Envolviéndose en el manto de una supuesta democracia, que nada tiene de auténtica, para engañar a las buenas gentes. Modelo que recae perversamente sobre los hombros de los pueblos y que sólo pretende enriquecer a las élites.
¡NO A LA GUERRA ¡
¡ NO A LA OTAN ¡
Marea Ciudadana, diciembre 2015


Marea Verde no ha podido consultar el contenido del manifiesto, quedando pendiente su ratificación o las aportaciones en la próxima asamblea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada